Alimentación en categoría de cría

conpas-61-63

Alimentación de vaquillonas desde el destete hasta el servicio

La alimentación de las terneras para reposición de vientres, condiciona el tiempo en el que alcanzarán el desarrollo corporal y la madurez reproductiva para recibir servicio. El manejo nutricional desde el destete hasta el primer servicio difiere en función de la edad a de entore.

La planificación de recursos forrajeros y ganancias de peso debe ajustarse en función del objetivo. El éxito en el primer y segundo servicio, especialmente con primer servicio precoz, tiene alto impacto sobre la performance del rodeo y sobre la calidad de los nuevos vientres y es altamente dependiente de la alimentación durante la recría y hasta el

Las terneras de reposición para servicio a los 15 meses deben ser alimentadas como categorías de invernada, para que lleguen a la fecha de servicio con un desarrollo corporal y reproductivo que les permita presentar celo y lograr preñez.

Esta categoría debe continuar con un status nutricional alto y sin restricciones estacionales hasta logrado el tercer servicio. Las consecuencias de discontinuar la oferta de forraje de calidad y en cantidad suficiente tienen impacto negativo en el resultado del servicio siguiente, especialmente en el segundo servicio. Los fallos en la preñez al segundo y tercer servicio tienen altocosto económico por elevar el porcentaje de descarte de vientres vacíos y, con esto el porcentaje anual de reposición para mantener estable el número de vientres en servicio.

Utilizando como herramienta l monitoreo de la condición corporal (CC) en escala de 1 a 9 puntos, Se establece como nivel óptimo para el primer servicio una CC entre 6 y 7 puntos. Las vaquillonas deben mantenerse en alrededor de 6 puntos durante la gestación.

Durante la parición y segundo servicio es conveniente mejorar la oferta forrajera de manera que se logre un balance positivo entre consumo y gasto de energía.

Entre el segundo y tercer servicio los vientres no deberían sufrir restricciones nutricionales y asegurar balance energético positivo desde fines de la parición hasta que termine el servicio.

Alimentación de vientres adultos

El estado nutricional de los vientres se relaciona directamente con su performance reproductiva. Los aciertos y errores en este aspecto, se reflejan en el porcentaje de preñez de los rodeos.
La planificación de recursos forrajeros, las estrategias para su utilización y la evolución del estado corporal de los animales a lo largo del año, son las herramientas con que contamos para planificar y decidir ajustes en la alimentación.
conpas-60

Dado que el estado nutricional de un animal es el resultado del balance entre consumo y demanda de energía, es fácil de evaluar mediante la observación de cambios en la acumulación de reservas corporales. Por ser simple de aplicar, y de muy bajo costo, la evaluación de la condición corporal es la técnica más difundida para evaluar el estado nutricional en rodeos de cría.

El monitoreo periódico de la condición corporal del rodeo orienta las medidas de manejo tendientes a mejorar o mantener el estado de los vientres según la situación hallada al momento de la evaluación, es útil para chequear el efecto del manejo en curso y realizar las correcciones necesarias.

La condición corporal al inicio del servicio, es condicionada, en gran medida, por la condición corporal de los vientres al parto por la elevada demanda energética de los primeros meses de lactancia. La CC al momento de la palpación transrectal, efectuada hasta los 60-90 días de finalizado el servicio, nos da argumentos para explicar los resultados del diagnóstico de gestación en función del nivel nutricional del rodeo.

Ante ocasionales períodos de baja oferta forrajera, debido a contingencias climáticas atípicas, la CC constituye un parámetro de alerta que indicaría la necesidad de tomar medidas extraordinarias tales como reasignación de recursos, división de categorías según requerimientos o manejo de los destetes.

La evaluación periódica de la CC adquiere mayor valor cuando es utilizada para analizar el planteo nutricional en conjunto, más que como una simple medida del estado nutricional instantáneo de los vientres.

Alimentación de los toros

El objetivo es iniciar el servicio con toros en óptimo estado corporal, sin recurrir a dietas de alta energía que pueden comprometer la fertilidad y vida útil de los reproductores.

En condiciones de campo, son más frecuentes las situaciones de sub alimentación. Cuando se compran toros de cabaña, el sobrepeso inducido por dietas energéticas para mejorar su presentación, impone la necesidad de adaptación a la alimentación pastoril y diminución de peso para que tengan una buena performance reproductiva. Al igual que en las hembras, la condición corporal de los toros debe ser monitoreada a lo largo del año para que el estado nutricional no limite el desempeño de los toros en servicio.